Productos de embalaje: un elemento más en la cadena de valor de tus productos

En Euroembalaje llevamos casi 40 años dedicados a la distribución de productos de embalaje. En todo este tiempo, hemos aprendido muchas lecciones, pero sin duda una de las más importantes es que los clientes quieren dedicar todo el tiempo posible a su actividad principal, sin que nada les desvíe del camino que se han fijado. Dicho de otro modo, los clientes deben centrar todos sus esfuerzos en fabricar sus productos de la manera más eficiente posible, lanzarlos al mercado y venderlos de forma eficaz.

Tal y como muchas a las empresas conciben el sector del packaging, en todo este proceso los productos de embalaje no intervienen y ello es debido básicamente a dos factores principales, que actúan como barrera:

  1. Los productos de embalaje solo intervienen al final de la cadena de valor de nuestros clientes, cuando el producto, mercancía o servicio que ofrece nuestro cliente se debe embalar y proteger para su entrega al cliente final.
  2. Existe la creencia que el embalaje no aporta valor al producto y, a menudo, es tratado como un consumible más que se debe tratar exclusivamente bajo una estrategia de precios bajos (cuanto más barato sea el embalaje, mejor).

Desde Euroembalaje nos proponemos cada día romper con estos obstáculos y poner en valor la importancia de todos y cada uno de los productos de embalaje de nuestro catálogo. 

Para vencer estas barreras y que nuestros potenciales clientes perciban la importancia de un buen embalaje, optamos por una estrategia doble: en primer lugar, hacer entender que el embalaje debe estar presente desde prácticamente el inicio del proceso de diseño del producto; en segundo lugar, personalizar y adaptarnos a los requerimientos de todos y cada uno de los productos de embalaje de nuestros clientes, siempre según sus necesidades.

Desde algo tan básico como el tamaño correcto de una caja de cartón, pasando por el precinto personalizado y acabando con complejos diseños de embalaje de protección y relleno realizados en EPS (porexpan) o espuma de polietileno, todo producto de embalaje debe estar pensado para cumplir esa doble misión.  Por suerte, los esfuerzos están dando sus frutos: cada vez son más las empresas que ven los productos de embalaje como un elemento más a considerar en su cadena de valor. Todo ello impulsado por el éxito de compañías pioneras en este tipo de estrategias, que huyendo de estrategias de reducción de costes en embalaje, se han centrado en dotar a éste de personalidad, imagen de marca y aportando, en definitiva, un valor diferencial de sus productos respecto a los de la competencia.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar